Estalla la preocupación por el sistema de la OMC y el transporte de medicamentos; se reaviva el debate sobre los ADPIC

Print This Post Print This Post

Los Embajadores de Brasil e India ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) han acusado a otros miembros de la OMC de no tener fundamentos para bloquear el transporte legal de medicamentos genéricos sobre la base de posibles conflictos de derechos de propiedad intelectual (DPI) en el país de tránsito, y advirtieron que los ejemplos recientes que tuvieron lugar en los Países Bajos pusieron en entredicho las normas de la OMC. Otros 17 gobiernos de países en desarrollo respaldaron esta preocupación en la reunión del Consejo General de la OMC que se celebró el pasado 3 de febrero.

Entre tanto, se espera que los Embajadores de Brasil, India, Suiza y la Unión Europea (UE) se reúnan el 4 de febrero con el propósito de debatir en la OMC la manera de entablar negociaciones acerca de una propuesta para que la elevada protección de las denominaciones de los vinos y las bebidas alcohólicas también se aplique a las indicaciones geográficas de otros productos, y sobre una propuesta para enmendar las normas de la OMC en materia de DPI con vistas a exigir la divulgación del origen del material genético en las solicitudes de patentes, comentó un portavoz. Más de 100 miembros de la OMC pidieron que se lleven a cabo negociaciones sobre estos temas mientras que un número más reducido se opuso.

El portavoz avanzó que un grupo constituido por los Embajadores de 16 partes interesadas también se reunirá el 5 de febrero para debatir dichos asuntos. Las normas de propiedad intelectual (PI) en la OMC se abarcan fundamentalmente en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC).

Los partidarios de ambos temas desean que este último grupo se sume al registro de las indicaciones geográficas propuesto tal como lo exige la ronda de conversaciones en curso para que pueda entablar la negociación. La semana pasada hubo una reunión en la que se abordó la cuestión del registro de las indicaciones geográficas con el Embajador de Barbados, Trevor Clarke, quien preside los períodos extraordinarios de sesiones sobre este tema. La UE sigue estando a la defensiva dado que se le está pidiendo que explique su propuesta sobre el registro de las indicaciones geográficas. Al parecer, en la reunión con Clarke se acordó celebrar un período extraordinario de sesiones sobre los ADPIC conjuntamente con la próxima reunión del Consejo sobre los ADPIC programada para principios del mes de marzo.

El estallido en torno al transporte de medicamentos genéricos se produjo cuando, durante una reunión un tanto formal, los Embajadores y el Director General de la OMC, Pascal Lamy, pusieron de relieve la necesidad de continuar con los debates sobre libre comercio en la OMC para contrarrestar las noticias, cada vez más negativas, sobre la economía mundial. Según Lamy, se prevé que el comercio alcance sus niveles más bajos desde 1982. Por tanto, los gobiernos han reanudado las negociaciones.

Al igual que Brasil e India, también Argentina, Bolivia, Burkina Faso, China, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Egipto, Indonesia, Israel, Nigeria, Pakistán, Paraguay, Perú, Sudáfrica, Tailandia y Venezuela manifestaron sus inquietudes en relación con el acceso a los medicamentos y la aduana.

Las declaraciones que Brasil, la Comisión Europea e India efectuaron ante el Consejo General se pueden consultar en www.ip-watch.org (http://www.ip-watch.org/).

Entre tanto, el Embajador de la UE intentó defender las intervenciones y llegar a un mejor entendimiento en relación con lo sucedido. Ambas partes tienen intensiones de abordar el tema nuevamente.

El pasado 4 de diciembre, las autoridades aduaneras neerlandesas embargaron un cargamento de medicamentos genéricos que Dr Reddy’s, productor indio de este tipo de medicamentos, había enviado por transporte aéreo a Brasil. Supuestamente, retuvieron el cargamento durante 36 días ante la sospecha de que se tratase de falsificación. La UE estimó el cargamento de 500 kilos de losartán potásico, una sustancia activa utilizada en la fabricación de medicamentos indicados en el tratamiento de la hipertensión arterial, en 55.000 euros. Según la UE, se efectuó la intervención tras la petición de una empresa que es titular de la patente en los Países Bajos (tal vez se trate del fabricante de productos farmacéuticos de marca Merck, Sharp & Dohme). Puesto que la sustancia no está patentada en Brasil o en India y, por tanto, no podría infringir los DPI en dichos mercados, finalmente, se devolvió el cargamento de medicamentos a su propietario indio quien decidió, después de todo lo sucedido, despachar el cargamento de vuelta a India.

El comercio internacional de medicamentos genéricos es totalmente legal –y los gobiernos y activistas han estado afanándose por esclarecer la confusión existente entre los medicamentos genéricos y sus falsificaciones; contrariamente a los primeros estas últimas pueden incumplir la normativa o ser ilegales–. En conformidad con el Acuerdo sobre los ADPIC, los medicamentos genéricos se consideran como tales según el país en donde se pretende venderlos, en este caso Brasil o India, comentaron. Las leyes del país de tránsito no son relevantes, señaló Brasil.

La intervención de las autoridades neerlandesas “infringe claramente el derecho de libertad de tránsito, consagrado en el artículo V del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio)”, dijo el Embajador Brasileño, Roberto Azevêdo, dirigiéndose al Consejo General de la OMC. “Esta libertad sólo se puede ver reducida en circunstancias excepcionales y, en este caso en particular, Brasil no está enterado de ninguna circunstancia semejante”.

Por otra parte, el Embajador de la UE, Eckart Guth, replicó ante el Consejo General que el embargo por parte de los Países Bajos “está permitido en virtud a los ADPIC y se basa en las cláusulas de las leyes aduaneras de la UE que autorizan a las autoridades aduaneras a retener temporalmente cualquier tipo de mercancías si sospechan que éstas últimas infringen algún DPI”. Puesto que al final las mercancías no estaban dirigidas al mercado de la UE, se las devolvió a su propietario.

No obstante, Azevêdo opinó que la decisión de impedir el transporte de medicamentos genéricos que no están destinados al mercado neerlandés “es inaceptable y sienta un precedente peligroso”.

Asimismo, añadió que existen “indicios” de que no se trata de un caso aislado, creando, de esta manera, preocupaciones por los problemas sistémicos en relación con las normas de la OMC si no se evita que un país de tránsito interfiera con el comercio legítimo. India también aseveró que este no es el único caso.

“Brasil está muy preocupado por la existencia de un precedente en materia de aplicación extraterritorial de los DPI”, afirmó Azevêdo. “Los intentos que se han realizado para aplicar los derechos que otorgan las patentes fuera del territorio nacional tienen repercusiones sistémicas muy graves”.

Además, la aplicación extraterritorial de los derechos de las patentes no es compatible con la Declaración de Doha sobre el Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública de 2001, añadió Brasil. La declaración reforzó los derechos de soberanía de las naciones con el propósito de tomar medidas para proteger la salud pública, incluido el acceso a los medicamentos.

Asimismo, la intervención neerlandesa podría perjudicar el uso del sistema del párrafo 6, como lo llaman en la OMC, que se refiere al párrafo 6 del Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública, y que permite a los países cuyas capacidades de fabricación sean inexistentes importar de otros miembros los medicamentos necesarios mediante la concesión de licencias obligatorias por dependencia.

“Maximalistas de la PI” en la OMA y en la OMS

También se manifestaron preocupaciones por los esfuerzos que realizan algunos países para reforzar la aplicación de DPI en relación con las mercancías en tránsito y para hacer que la distinción entre medicamentos genéricos y falsificados sea menos clara; esto sucede en organizaciones internacionales como la Organización Mundial de Aduanas (OMA) con sede en Bruselas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Postal Universal (UPU).

Estas organizaciones están efectuando un esfuerzo conjunto para “promover la agenda maximalista de PI”, lo que está alterando el frágil equilibrio logrado en el Acuerdo sobre los ADPIC de 1994, advirtió India.

“Se está intentando ampliar la definición de productos falsificados contenida en el Acuerdo sobre los ADPIC, establecer normas de aplicación maximalista así como incluir las disposiciones ADPIC-plus en los acuerdos de comercio regional”, explicó el Embajador indio, Ujal Singh Bhatia. “Estas son maneras sutiles y concertadas de restringir las flexibilidades del Acuerdo sobre los ADPIC. Igualmente son contrarias al fondo del Acuerdo sobre los ADPIC, que es un acuerdo de normas mínimas. Y esto se opone, desde luego, a lo que se acordó con los países en desarrollo cuando se entablaban las negociaciones en torno al Acuerdo sobre los ADPIC”.

“Ni la OMA ni la OMS son foros apropiados para debatir la aplicación de los DPI”, opinó Azevêdo. “En la OMS, se debería darle más importancia a la calidad, a la seguridad y a la eficacia de los medicamentos así como también a su acceso”. La OMA “debería focalizarse en elaborar metodologías con vistas a mejorar la actuación de la aduana, en vez de aventurarse a establecer normas ADPIC-plus”, agregó.

Según el Embajador indio, varias interferencias como la de los Países Bajos podrían incitar a los exportadores a cambiar de itinerario; es probable que esto tenga un impacto negativo en el acceso a los medicamentos esenciales y en los presupuestos de salud pública de los países en desarrollo. Asimismo, advirtió que si se dificulta el acceso a los medicamentos, se podría poner en peligro la salud de las poblaciones pobres.

“¿Qué pasaría si los países empezaran a frenar el comercio legítimo de medicamentos genéricos mediante el argumento injusto de que infringe los derechos de patentes nacionales?”, preguntó Azevêdo. “Si esto ocurre, sería prácticamente imposible comercializar medicamentos genéricos”.

El Embajador de la UE, Guth, respondió a las acusaciones al opinar que, en un primer momento, hubiera sido mejor que Brasil e India plantearan el asunto de manera bilateral con vistas a esclarecer los hechos “antes de provocar un debate muy emotivo”. Guth también hizo referencia al Artículo 51 de los ADPIC, que autoriza a las autoridades aduaneras a suspender el despacho de las mercancías, y explicó que, en conformidad con las leyes de la UE, las empresas cuyas mercancías han sido retenidas por error tienen derecho a ser reembolsadas.

“Quiero aclarar que de ninguna manera la UE tiene la intención de obstaculizar el comercio legítimo de medicamentos genéricos o crear obstáculos legales que obstruyan la circulación de medicamentos entre países en desarrollo, y que nuestras medidas tampoco han tenido ese efecto”, aseveró Guth. “Estamos totalmente comprometidos con todos los esfuerzos que se están llevando a cabo para facilitar el acceso a los medicamentos”.

Sin embargo, India comentó que ha planteado el asunto ante el Consejo General “con la esperanza de que la Comunidad Europea examine prontamente los reglamentos pertinentes y las intervenciones de las autoridades nacionales que éstos últimos regulan, y los ajuste tanto en la letra como en el fondo al Acuerdo sobre los ADPIC así como al sistema de la OMC basado en normas”.

Traducido del inglés por Analín Pedroni.

William New may be reached at wnew@ip-watch.ch.

Creative Commons License"Estalla la preocupación por el sistema de la OMC y el transporte de medicamentos; se reaviva el debate sobre los ADPIC" by Intellectual Property Watch is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Leave a Reply