Mordaz intercambio de puntos de vista en la reunión informativa de la OMS sobre medicamentos falsificados

Print This Post Print This Post

La Organización Mundial de la Salud (OMS) continúa trabajando en el tema de los medicamentos falsificados, pero la semana pasada una reunión reveló preocupaciones progresivas sobre la forma de conducir la labor.

Nadie sostiene que los medicamentos peligrosos deban dejarse en el mercado; el problema reside en qué tipos de medicamentos presentan un mayor peligro y cómo pueden detectarse. El uso de la palabra “falsificados” es controvertido en varios países y también ha generado inquietud en los grupos no gubernamentales de salud pública, pues transmite una definición relacionada con el derecho de marcas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ellos sostienen que esto significa que los debates sobre la falsificación podrían desviarse peligrosamente muy lejos de la preocupación por la salud pública y hacia el campo de la observancia de la propiedad intelectual, lo cual ni forma parte del mandato de la OMS ni beneficia, en definitiva, a la salud pública. En cambio, el tema primordial debería centrarse en los medicamentos de calidad inferior y, en general, en la calidad, la seguridad y la eficacia de los medicamentos.

Otros manifiestan que la definición de “falsificación” de la OMC no se aplica a la OMS, y han afirmado que “falsificado” no equivale a medicamentos legítimos, tales como los genéricos de menor costo.

“La OMS podría tomar muchas medidas para ayudar [a los gobiernos] a reforzar su maquinaria de vigilancia de la salud”, señaló el delegado del Brasil, cuando en una reunión informativa del 26 de marzo habló de la labor de la OMS y de la iniciativa de la OMS, el Grupo Especial Internacional contra la Falsificación de Productos Médicos (IMPACT, por su sigla en inglés).

“En el Brasil, la falsificación de medicamentos es un delito grave contra la salud pública” y aquellas personas que “falsifican, corrompen, adulteran o alteran un producto destinado a uso médico” pueden ser condenadas a entre 10 y 15 años de prisión, afirmó el delegado del Brasil.

Pero, “por supuesto, no usamos la palabra ‘falsificados’”. No hay consenso sobre el significado exacto de la palabra en la OMS, dijo el representante del Brasil, y si debiera llegarse a una definición, debería hacerse a través de un proceso “abierto, dirigido por los miembros y con todas las de la ley” en el que participen órganos rectores de la OMS.

“Nos preocupa el uso del término ‘falsificados’”, coincidió el representante de la India en la reunión. Estas preocupaciones incluyen su asociación con la marca, y el peligro de que la calidad, la seguridad y la eficacia puedan considerarse desde la perspectiva de la propiedad intelectual. El representante de la India dijo que esto era una “confusión deliberada” proveniente de quienes procuran intensificar los regímenes de observancia de la propiedad intelectual.

El delegado de la India también señaló que el IMPACT “carece de legitimidad” para definir el trabajo de la OMS con los medicamentos peligrosos, pues no se le ha conferido un mandato de operación de los Estados miembros, y sus fuentes de financiamiento y la adopción de decisiones no son transparentes.

“La India no considera que el IMPACT sea una iniciativa de salud pública porque no aborda frontalmente los problemas [de calidad, seguridad y eficacia]”, manifestó un delegado de este país en una declaración, con lo cual sugirió, en cambio, que sería mejor que la labor del IMPACT estuviera a cargo de la OMC o quizás en el marco del Acuerdo Comercial de Lucha contra la Falsificación multilateral que se está negociando.

Otra dificultad es que no hay “ninguna cifra de la carga del problema que estamos tratando”, dijo Fernando Muñoz de la misión de Chile, quien también representa a dicho país en el Consejo Ejecutivo de la OMS.

No hay cifras de las incautaciones de medicamentos falsificados, de cuántos existen, de qué países son más eficaces ni de qué medicamentos se falsifican con más frecuencia, afirmó Muñoz a Intellectual Property Watch, a pesar de que el debate sobre medicamentos falsificados en la OMS se desarrolla desde 1988.

Los países deberían estar preparados para garantizar a sus habitantes que los medicamentos que se encuentran en el mercado sean seguros y eficaces, precisó Muñoz. “Esto es una verdadera prioridad” y la OMS “debería dedicar la mayor parte de sus esfuerzos al asunto”.

Esto significa trabajar para fortalecer la capacidad de los sistemas de reglamentación farmacéutica, agregó Muñoz. La creación de capacidad y la mejora de la infraestructura de los laboratorios también son actividades que la OMS podría apoyar, sugirió el delegado del Brasil.

Es difícil llevar la cuenta de estas cifras, indicó un delegado europeo a Intellectual Property Watch, pues pueden falsificar no solamente la naturaleza de los medicamentos, sino también los lugares de origen.

Sin embargo, mirar las etiquetas podría ser una forma de bajo costo de identificar por lo menos algunos medicamentos falsificados, dijo el delegado europeo. Es “menos costoso detectar un producto mal etiquetado que hacer los análisis químicos necesarios para determinar si también es de calidad inferior”, explicó este delegado, y agregó que sería difícil realizar análisis químicos de todos los productos que cruzan la frontera de un país.

‘Combatir los medicamentos falsificados’ sigue siendo una parte importante del proyecto de estrategia sobre medicamentos [pdf en inglés] de la OMS. Aunque aún usa el término ‘falsificación’, la estrategia de la OMS indica: “las políticas nacionales sobre medicamentos que dan más prioridad a aspectos económicos que a aspectos relacionados con la salud pública de la fabricación de medicamentos” probablemente aumenten la incidencia de medicamentos falsos, como también lo hacen “los canales de distribución extremadamente fragmentados; las zonas de comercio extraterritoriales que están sustancialmente fuera de la supervisión de la reglamentación y el cumplimiento; el acceso inadecuado a servicios de salud y los canales poco confiables de suministro farmacéutico que crean oportunidades para operadores informales; así igual que el analfabetismo y la pobreza”.

La OMS informará sobre estos temas a la Asamblea Mundial de la Salud en mayo.

También surge de la reunión un asunto que se ha debatido periódicamente en la Organización Mundial del Comercio: la demora de los envíos de medicamentos genéricos, principalmente de la India, en puertos europeos.

La India señaló en una declaración que las incautaciones de medicamentos genéricos fueron una consecuencia de la confusión entre medicamentos falsificados y medicamentos genéricos, y afirmó que en marzo la UE le había informado de 26 confiscaciones en 17 países europeos por violaciones de la propiedad intelectual, pero que la India aún espera saber si se descubrieron medicamentos de calidad inferior. Europa refutó lo expuesto e indicó que no había habido errores de confiscación de medicamentos genéricos legítimos desde 2008.

Kaitlin Mara may be reached at kmara@ip-watch.ch.

Creative Commons License"Mordaz intercambio de puntos de vista en la reunión informativa de la OMS sobre medicamentos falsificados" by Intellectual Property Watch is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Leave a Reply