Informe de la ONU: las políticas mundiales de PI no prestan atención a los derechos de los indígenas

Print This Post Print This Post

Las culturas de los pueblos indígenas a menudo no se han tenido en cuenta en la elaboración de las normas mundiales de propiedad intelectual, según se afirma en un nuevo informe de las Naciones Unidas.

Las cuestiones de propiedad intelectual ocupan un lugar destacado en la publicación Situación de los Pueblos Indígenas del Mundo, la primera de las Naciones Unidas orientada a mostrar una visión global de las condiciones de los 370 millones de individuos considerados como indígenas, en esferas tales como la salud, la educación, la pobreza y el acceso al empleo.

Lanzado en Bruselas y en Nueva York el 14 de enero, el informe señala que las normas mundiales de propiedad intelectual se basan esencialmente en principios jurídicos y económicos occidentales que hacen hincapié en la propiedad privada de los conocimientos y recursos. Estos principios, dice, “contrastan radicalmente con la percepción que los indígenas tienen del mundo, según la cual el conocimiento es una creación colectiva que pertenece a todos y la responsabilidad por el uso y la transferencia de los conocimientos se rige por leyes y costumbres tradicionales”.

El texto completo del informe está disponible aquí [pdf] (en inglés).

El informe del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU señala que algunos artistas y artesanos pertenecientes a pueblos indígenas han utilizado normas de propiedad intelectual para obtener protección de derechos de autor para productos “tangibles” como tallas de madera, joyas de plata o esculturas, y que algunos motivos artísticos, alimentos y prendas de vestir tradicionales están protegidos por marcas. En general, sin embargo, los conocimientos tradicionales y el folclore no han podido acogerse a la protección de la propiedad intelectual, ya que ésta no se aplica a creaciones “anteriores”. Como resultado, las normas de PI permiten que “la mayor parte de los conocimientos tradicionales indígenas y el folclore sea vulnerable a la apropiación, la privatización, la monopolización e incluso la biopiratería por parte de personas ajenas a las comunidades”, según indica el informe.

Uno de los ejemplos citados es la disputa sobre el cactus Hoodia. Casi 60 años después de que los antropólogos dejaran constancia de cómo la tribu San en África ingería este cactus para suprimir el hambre, el Consejo Sudafricano de Investigación Científica e Industrial patentó en 1995 el P57, el componente de la planta que reduce el apetito. Cuando el P57 se utilizó en la fabricación de un lucrativo producto para adelgazar que iba a ser introducido en el mercado, los San alegaron que se trataba de un caso de biopiratería y amenazaron con demandar al Consejo. En 2002, el Consejo acordó que las regalías futuras del medicamento se compartirían con los San.

El informe expresa en particular la preocupación por los debates sobre conocimientos tradicionales que se llevan a cabo en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). En 2001, bajo los auspicios de la OMPI, se creó el Comité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos Genéticos, Conocimientos Tradicionales y Folclore. El trabajo del comité ha avanzado lentamente y hasta la fecha no se ha alcanzado un acuerdo sobre cuestiones tales como la protección de los conocimientos tradicionales para evitar que terminen en manos de empresas comerciales.

Según menciona el informe, algunos pueblos indígenas consideran que la OMPI no es “un foro apropiado para establecer normas porque está limitada por su mandato de promover los derechos de propiedad intelectual como único camino viable para proteger los conocimientos tradicionales”.

Lars-Anders Baer, presidente del Parlamento Sami de Suecia dijo que ha habido “mucha tensión política” entre los países industrializados y los países en desarrollo respecto a cuestiones relativas a los conocimientos tradicionales. No obstante, expresó su anhelo de que en el futuro los debates sobre la propiedad intelectual prestarán mayor atención a cuestiones que afectan a los pueblos indígenas.

Una fuente informada dijo que “nunca se ha sugerido que la OMPI esté buscando monopolizar el debate” sobre los conocimientos tradicionales, “ni que considere que el aspecto de propiedad intelectual es el más importante” de las discusiones sobre cómo conviene proteger los conocimientos. “La OMPI no está tratando de forzar la inclusión de los conocimientos tradicionales en el sistema actual”, añadió la fuente. “Se trata de adaptar el sistema actual para abordar la cuestión de los conocimientos tradicionales”.

James Love, de Knowledge Ecology International, una organización que supervisa el establecimiento de normas de propiedad intelectual, dijo que el personal en la sede de la OMPI en Ginebra había hecho un “esfuerzo de buena fe intelectual para examinar las cuestiones” de preocupación de los pueblos indígenas. Añadió, sin embargo, que ha surgido “una serie interminable de desacuerdos” en las negociaciones y el progreso ha sido obstaculizado por debates sobre desigualdades mundiales. “No es que los desacuerdos no tengan fundamento, pero quizás convendría desvincular las cuestiones”, dijo, sugiriendo que podría lograrse un avance en la protección del folclore si se separara de otras cuestiones.

En el informe de la ONU se reconoce, por su parte, que no existe una definición de pueblos indígenas aceptada a nivel mundial. Sin embargo, algunos eruditos han propuesto una definición de trabajo según la cual los pueblos indígenas son aquellos que pertenecen a una comunidad con raíces históricas en un lugar determinado que preceden a su colonización o invasión por una fuerza externa.

Un portavoz de la ONU dijo que al igual que sus Estados miembros han discutido la cuestión del terrorismo sin tener una definición precisa de lo que es, la falta de un acuerdo sobre qué constituye exactamente un pueblo indígena no ha impedido que los gobiernos aborden temas relacionados.

Traducido del inglés por Giselle Martínez

David Cronin may be reached at info@ip-watch.ch.

Creative Commons License"Informe de la ONU: las políticas mundiales de PI no prestan atención a los derechos de los indígenas" by Intellectual Property Watch is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Leave a Reply