Los miembros de la OMPI someten a examen el proyecto de presupuesto por programas de 2010-2011

Print This Post Print This Post

Los Estados miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) analizaron minuciosamente esta semana el proyecto de presupuesto por programas de 2010-2011 propuesto por la Secretaría de la OMPI, el primero que refleja plenamente el reajuste estratégico del organismo de Naciones Unidas elaborado por el Director General Francis Gurry. A pesar de las cerca de 200 intervenciones de los Estados sobre los diferentes aspectos del plan, al parecer se respaldó la propuesta de la Secretaría para el presupuesto bienal de 618,6 millones de francos suizos (577,2 millones de dólares estadounidenses), lo que representa una disminución del 1,6%, o 9,8 millones de francos suizos, en comparación con el presupuesto de 2008-2009.

Se llevó a cabo un extenso y desglosado análisis de la propuesta de la Secretaría en la sesión informal del Comité del Programa y Presupuesto celebrada del 20 al 22 de julio.

El presupuesto propuesto coincidiría con los ingresos previstos de la organización para dicho período, lo que le permitiría cubrir los gastos y no echar mano de sus sustanciales reservas, a pesar de la caída en las tasas por servicios como resultado de la desaceleración económica mundial. La mayor parte de los fondos de la OMPI provienen de las tasas por servicios, por ejemplo, el procesamiento de las solicitudes de patentes mundiales. Varios funcionarios gubernamentales señalaron que se esperaba que la Secretaría respetara el presupuesto propuesto y que, a la vez, incorporara las nuevas propuestas convenidas por los miembros, lo que puede resultar todo un desafío.

Esta semana, el Comité dio su acuerdo respecto de un proyecto de propuesta revisado por la Secretaría, un resumen del Presidente y un anexo de las propuestas sobre las que no hubo consenso o no se deliberó esta semana.

Se espera que el Presidente presente el resumen en las próximas dos semanas, y los demás documentos se pongan en circulación antes de la sesión oficial del Comité del Programa y Presupuesto, que ha de celebrarse del 14 al 16 de septiembre. Las recomendaciones que surjan de dicha sesión se presentarán ante la Asamblea General anual de la OMPI del 22 de septiembre al 1.º de octubre.

Las sesiones informales no implican negociaciones reales, pero esta semana los Estados miembros dieron su apoyo a una propuesta de mejorar la condición de las actividades de la OMPI mediante pequeñas y medianas empresas, según afirmaron funcionarios de países desarrollados y países en desarrollo.

Según trascendió, surgieron cuestiones relacionadas con el uso de los recursos “extrapresupuestarios”, dado que a algunos países en desarrollo les preocupaba el hecho de que, por ejemplo, si los fondos para el Programa de la OMPI para el Desarrollo procedieran de tales recursos, serían menos seguros que si, por el contrario, provinieran del presupuesto propiamente dicho. Otras propuestas o cuestiones se centraron en la mejora de la infraestructura de la propiedad intelectual (P.I.) o en el cuestionamiento del objetivo del “respeto por la P.I.” (la observancia).

Entre las metas estratégicas del Director General, que asumió sus funciones en octubre de 2008, figuran: una evolución equilibrada del marco normativo de P.I. (30,5 millones de fr. s., 46 empleados o puestos), un liderazgo en la prestación de servicios mundiales de P.I. (252,8 millones de fr. s., 497 puestos), la facilitación del uso de la P.I. en aras del desarrollo (67,6 millones de fr. s., 91 puestos), la coordinación y el desarrollo de la infraestructura mundial de P.I. (21,3 millones de fr. s., 40 puestos), una fuente de referencia en el mundo de información y análisis en materia de P.I. (2,9 millones de fr. s., 6 puestos), el cultivo del respeto por la P.I. (2,6 millones de fr. s., 5 puestos), los vínculos entre la P.I. y los problemas mundiales de políticas (2,1 millones de fr. s., 5 puestos), una comunicación eficaz (26,8 millones de fr. s., 51 puestos), y una estructura eficiente de apoyo administrativo y financiero (205 millones de fr. s., 297 puestos).

En el prólogo del proyecto de propuesta, Gurry destacó varias metas estratégicas, tales como la aplicación del Programa para el Desarrollo, una mejor integración de la asistencia técnica y la creación de capacidad con la innovación y la ampliación de los fondos, el fomento de los debates sobre la evolución equilibrada de los derechos de autor y las limitaciones y excepciones (incluido el acceso para las personas discapacitadas visualmente), la elaboración de un instrumento internacional para la protección de los conocimientos tradicionales y las expresiones culturales tradicionales, la mejora del sistema del Tratado de Cooperación en materia de Patentes, y el aumento del alcance de los servicios de arbitraje y mediación de la OMPI. Otras estrategias incluyen la mejora de la calidad de la información de tipo jurídico y estadístico sobre P.I. de la OMPI, el análisis de la piratería y la falsificación, y la creación de iniciativas de políticas públicas, tales como “la plataforma de innovación colectiva para las tecnologías ecológicas” y la labor en pos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas. Otra meta es la reducción del personal.

Por otro lado, se prevé que la importante construcción en curso de un nuevo edificio al lado de la sede finalice en octubre de 2010, lo cual avanza conforme al programa, según señaló la Secretaría. La Secretaría también está procurando fondos adicionales para la construcción de otro salón de conferencias, y presentará un estudio de viabilidad correspondiente ante la Asamblea General de la OMPI en septiembre de 2009.

Se percibe frustración

La continuación y la composición del Comité de Auditoría de la OMPI constituyeron otra área de prolongados debates. La Secretaría aún no ha cubierto algunos puestos en la División de Auditoría y Supervisión Internas. Según señaló un participante, algunos miembros deseaban reducir el Comité a cinco miembros, dado que tal reducción redundaría en una mayor eficiencia, aunque esto podría requerir más recursos de la Secretaría, mientras que otros respaldaron la continuación de los nueve miembros, que representan las siete regiones más dos “expertos de Naciones Unidas”.

Está previsto que el reservado Comité de Auditoría, creado en 2006 debido a inquietudes relativas a la gestión financiera de la organización, se reúna nuevamente del 18 al 21 de agosto, aunque no se ha divulgado el orden del día.

Hacia fines de la sesión, los miembros continuaron analizando el presupuesto por programas propuesto y volvieron a mostrarse preocupados por el hecho de que sus puntos de vista y propuestas de la semana cayeran en el olvido.

“Fue un análisis extenso y detallado”, afirmó luego de la sesión el Presidente del Comité Christophe Gilhou, Jefe Adjunto de la misión de Francia ante las Naciones Unidas. Ésta fue la última sesión de Gilhou en la OMPI, ya que se trasladará a Boston para asumir sus funciones como Cónsul General de Francia en esta ciudad.

Se mantuvieron “extensas” consultas con los miembros en la etapa previa a la sesión, manifestó Gilhou. En la última de ellas, celebrada el 26 de junio, la Secretaría presentó el plan propuesto del proyecto y los miembros pudieron formular preguntas. El 9 de julio se reunieron nuevamente para dar respuesta a tales preguntas.

Aparentemente, Gilhou perdió la paciencia debido a la prolongación de la sesión en la última noche, porque no se llegaba a un acuerdo sobre cómo llevar adelante los resultados de la sesión y porque se reanudó el debate sobre una cuestión convenida el primer día sobre la elaboración de un anexo de las enmiendas propuestas sin consenso. Según dejaron trascender algunos participantes, incluso no permitió que al menos un miembro de los países en desarrollo se pronunciara.

Los participantes de la sesión habían acordado al comienzo mantener el estado informal de la sesión durante dos días y luego pasar a una sesión oficial en el tercer día, manifestó Gilhou a Intellectual Property Watch. Sin embargo, el nivel de análisis de los miembros consumió los tres días, hasta bien entrada la última noche. “Algunas delegaciones deseaban seguir muy de cerca las cuestiones relativas al presupuesto”, afirmó, aunque reconoció que la Secretaría había introducido cambios importantes en los últimos años que justificaban un examen minucioso.

“Los países en desarrollo desean que la OMPI se muestre más cercana a los países en desarrollo”, dijo Gilhou, con un enfoque en cuestiones tales como asistencia técnica y programas destinados a sus necesidades.

Traducido del inglés por Fernanda Nieto Femenia

William New may be reached at wnew@ip-watch.ch.

Creative Commons License"Los miembros de la OMPI someten a examen el proyecto de presupuesto por programas de 2010-2011" by Intellectual Property Watch is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Leave a Reply