Proyecto en marcha para convertir las publicaciones sobre la física de alta energía en un formato de acceso abierto

Print This Post Print This Post

Por Catherine Saez
Destacados físicos han presentado un modelo alternativo para la publicación en formato de acceso abierto, a medida que el aumento de los precios de las revistas altamente especializadas sobre la física de alta energía pone en peligro el acceso de los investigadores a importantes artículos examinados por colegas especialistas.

Según la comunidad de físicos de alta energía (HEP, por sus siglas en inglés high-energy physics), el acceso a los informes de investigación anteriores y actuales es de vital importancia para los investigadores, así que como las bibliotecas han tenido que cancelar costosas suscripciones en todo el mundo, una iniciativa liderada por la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) está intentando reunir recursos mundiales para facilitar el acceso a estas investigaciones.

La comunidad de físicos fue pionera en el tema del acceso abierto a través de “repositorios” que contienen colecciones de publicaciones preliminares o preprints de libre acceso en Internet. Estos repositorios son bases de datos electrónicas donde los artículos científicos los ponen a disposición los autores antes de su publicación formal en revistas especializadas.

El primer repositorio de preprints se estableció en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) a finales del decenio de 1950. Contenía documentos de trabajo e informes presentados a la organización por autores de instituciones de todo el mundo, afirmó Robert Aymar, Director General del CERN, en una comunicación de carácter académico que será publicada a principios de 2009 en la revista European Review.

Los repositorios facilitan el acceso a los artículos de investigación antes de ser publicados, lo que permite que nuevos resultados contribuyan al desarrollo de las investigaciones corrientes tan pronto como se emite el artículo.

Entre los ejemplos importantes de repositorios de documentos sobre física de alta energía están el Servidor de Documentos del CERN, la base de datos SPIRES, gestionada por el Centro de Aceleradores Lineales de Stanford desde finales del decenio de 1960 como una base de datos de literatura sobre la física de partículas, y la arXiv.org, que se inició en 1991 en el Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México y que ahora administra la Universidad de Cornell.

Sin embargo, la revisión entre pares, que verifica la calidad de un artículo presentado para su publicación, no se realiza en el contexto de los repositorios. Este examen lo organizan los editores de las revistas y lo llevan a cabo especialistas en la materia. Este proceso constituye una plataforma para la evaluación y el desarrollo profesional de los científicos y permite medir la calidad y la productividad de los institutos y los grupos de investigación.

Las revistas sobre la física de alta energía son esenciales para la comunidad científica porque este tipo de publicaciones facilita el proceso de revisión entre pares, pero este servicio es costoso. El costo cada vez mayor de las suscripciones ha supuesto una fuerte presión financiera para las bibliotecas, que se han visto obligadas a cancelar las suscripciones, dijo Jens Vigen, jefe del Servicio de Información Científica del CERN. El presente sistema de suscripciones no es sostenible y la comunidad científica necesita un nuevo modelo para limitar los costos y lograr tener un acceso abierto.

La iniciativa SCOAP3

El nuevo modelo tiene como finalidad convertir todo lo publicado en el campo de la física de alta energía en publicaciones en formato de acceso abierto. Los ingresos percibidos por los editores mediante las suscripciones de múltiples instituciones los sustituiría la retribución de un solo socio financiero: el Sponsoring Consortium for Open Access Publishing in Particle Physics (SCOAP3).

El SCOAP3 es un consorcio integrado por organismos de financiación en la esfera de la física de alta energía, laboratorios e importantes bibliotecas y consorcios de bibliotecas nacionales e internacionales.

De acuerdo con el modelo, los socios de todos los países que aportan publicaciones sobre la física de alta energía se convertirían en miembros del consorcio. “Cada país debe ser responsable del financiamiento de la revisión por pares correspondiente a su producción científica”, señaló Vigen. “Y el objetivo final es que todos formen parte del sistema SCOAP3”. La transición hacia el libre acceso se verá facilitada por el hecho de que sólo seis revistas de revisión por pares publican la mayoría de los artículos sobre la física de alta energía, según un informe del Grupo de Trabajo SCOAP3 [pdf en inglés].

Hasta el momento, la mayoría de los países europeos ha aceptado participar, al igual que 44 socios estadounidenses. Turquía, Israel y Australia también se han sumado al consorcio. Hay conversaciones en curso con varios países de Asia, tales como la India, la China y el Japón, dijo Vigen. Si bien se ha prometido casi el 50 por ciento de los fondos, el consorcio no establecerá aún contacto de manera oficial con los editores. “Antes de acercarnos a los editores es necesario que se sumen al consorcio actores importantes como el Japón y la China”, señaló.

Si bien aún no han comenzado las deliberaciones formales con los editores, el consorcio indica que éstos han dado muestras de apoyo al acceso abierto en el campo de la física de alta energía. Según el grupo de trabajo del SCOAP3, los editores se beneficiarían de un modelo más sostenible y los investigadores tendrán un amplio acceso a los artículos revisados por pares.

Los costos del SCOAP3 se distribuirían entre todos los países de acuerdo con un modelo de participación equitativa basado en la repartición de artículos sobre la HEP por país. Se ha previsto asignar un 10 por ciento del presupuesto del SCOAP3 para cubrir las publicaciones de científicos de países que no están en capacidad de hacer contribuciones al consorcio.

Una vez obtenido el presupuesto y finalizadas las negociaciones, el SCOAP3 establecerá mecanismos de gestión y entrará en funcionamiento. El consorcio será administrado por el CERN. Según Vigen, “la dirección del CERN ha ofrecido encargarse de su gestión como una manera de contribuir en especie al consorcio, y no habrá costo para los miembros”.

El consorcio está a la espera de un lanzamiento inminente del proyecto. “El plazo para poner en marcha el consorcio depende del resultado de las negociaciones con socios potenciales, principalmente en Asia, encaminadas a tratar de obtener afiliados distribuidos en todo el mundo, pero esperamos iniciarlo en 2009”, dijo Vigen.

Una vez alcanzada una masa crítica de participación, el SCOAP3 se pondrá formalmente en marcha y establecerá sus mecanismos de gobernabilidad. El SCOAP3 invitará a continuación a los editores a participar en un proceso de licitación que le permitirá evaluar el costo exacto de su funcionamiento y luego seguirá adelante con las negociaciones y los contratos con los editores.

De forma paralela, se están uniendo los recursos de las bases de datos SPIRES y del Servidor de Documentos del CERN para formar INSPIRE, una base de datos donde estarán almacenados todos los artículos publicados sobre la física de partículas, que serán accesibles a través de un formato de acceso abierto. Si el proyecto SCOAP3 tiene éxito, todos los artículos publicados en el marco del SCOAP3 se copiarán y almacenarán en INSPIRE, en donde luego se recopilarán tanto preprints como artículos revisados por pares.

Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported

Leave a Reply