Siguen en aumento las solicitudes de patente en el mundo, pero podrían estabilizarse. Las naciones pequeñas decaen

Print This Post Print This Post

Por William New
A escala mundial, en particular en algunas naciones, la presentación de solicitudes de patente sigue creciendo, a medida que aumentan los problemas de procesamiento de solicitudes de gran volumen y de aseguramiento de calidad. Sin embargo, debe prestarse más atención a la introducción de las economías pequeñas en los sistemas de patentes, y el proceso correspondiente podría desacelerarse en épocas de dificultades económicas, manifestaron la semana pasada funcionarios de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

En el Informe Anual de la OMPI sobre Patentes publicado recientemente, se demostró que las solicitudes de patente en el ámbito mundial crecieron casi el 5% en 2006 con respecto al año anterior, y las patentes concedidas treparon más del 18%, a 727.000 patentes concedidas en 2006 (las últimas cifras disponibles). Estas cifras representan nuevos derechos de propiedad y pueden haber aumentado ostensiblemente debido a mejoras en la eficiencia del procesamiento, explicó en una reunión de información para la prensa el 31 de julio Francis Gurry, Director General Adjunto de la OMPI.

Existe un problema relacionado con una gran concentración en pocos países, ya que cinco naciones representan el 76% de todas las solicitudes de patente: Japón, Estados Unidos, Corea, Alemania y China. Dicha concentración se acrecienta, lo cual sugiere que las economías pequeñas posiblemente aún no encuentran formas de participar. Esto será una prioridad para la OMPI, indicó Gurry.

Por otro lado, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos se transformó en la “oficina de patentes más grande” del mundo, con la mayor cantidad de solicitudes, por primera vez desde 1963, dado que Estados Unidos volvió a alcanzar a Japón después de varias décadas.

En 2006, Estados Unidos recibió 425.966 solicitudes de patente, seguido por Japón con 408.674 (una leve disminución). La oficina de patentes de China recibió 210.501 solicitudes; Corea, 166.189; y la Oficina Europea de Patentes (OEP), 135.231. Los países europeos muestran una tendencia creciente de presentar solicitudes a través de la OEP en lugar de usar sus oficinas nacionales.

Los mayores aumentos de porcentaje en la cantidad total de solicitudes de patente presentadas en todo el mundo se encuentran en China, con 32,1%; Corea, con 6,6%; y Estados Unidos, con 6,7%.

En 2007, las solicitudes de patente presentadas a través del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) se calculan en 158.400, con un aumento casi del 6% respecto de 2006.

Las economías débiles podrían afectar la concesión de patentes

Un gráfico del informe de tendencias en el total de patentes otorgadas mostró que la cantidad de concesiones se reduce cuando la economía cae, como en 1991 y 2002, lo cual quizá vuelva a ocurrir en 2008 ó 2009.

Sin embargo, no queda claro si persistirá la prolongada tendencia ascendente de patentes a la luz de la economía mundial tambaleante. “Aún no lo sabemos”, afirmó Gurry, quien observó que una patente se retira al final de la investigación.

Considerando las disminuciones de 1991 y 2002, William Meredith de la OMPI dijo: “Es de esperar que lo mismo ocurra con la crisis actual, es decir, que las solicitudes de patente disminuyan”.

Otro dato estadístico reveló que las patentes rara vez permanecen vigentes durante los 20 años de monopolio que se les concede. Funcionarios de la OMPI sugirieron que esto podría deberse a que para mantener una patente se debe pagar una tasa, y posiblemente el titular decide dejar de hacerlo si la patente no le genera suficiente beneficio comercial.

Aproximadamente 6,1 millones de patentes estaban vigentes en 2006, que incluyen 1,8 millones en vigor en Estados Unidos (aunque la mayoría de las patentes vigentes son propiedad de solicitantes de Japón).

Modelos de utilidad para el desarrollo

Un nuevo enfoque para aumentar la participación en el sistema de propiedad intelectual entre los países menos adelantados es promover la adopción de modelos de utilidad. Éstos son una manera especial de reconocer los derechos de propiedad sobre un pequeño progreso de una tecnología existente durante un plazo más corto que las patentes, y son más fáciles de obtener. Los modelos de utilidad tienden a mostrar un movimiento inverso al aumento de las patentes en un país, señaló Gurry. A modo de ejemplo, citó la modificación de un arado, el cual es una tecnología existente.

La OMPI está estudiando los modelos de utilidad como una forma de abordar el problema de la concentración de patentes, a fin de estimular una mayor participación en el sistema de propiedad intelectual. Los países en desarrollo podrían emplear los modelos de utilidad para ingresar en el sistema, afirmó Gurry.

En términos generales, se presentan más solicitudes de patente internacionales a través del PCT de la OMPI, que permite que una solicitud presentada en un Estado miembro se aplique en otros. Las solicitudes de patente presentadas por no residentes aumentaron del 35,7% al 43,6%, pero provienen principalmente de unas pocas naciones, sostuvo la OMPI.

En cuanto a residentes que son titulares de patentes, Japón es el líder, con 1,6 millones, seguido por Estados Unidos, con 1,2 millones. Una tendencia clave es que se presentan más patentes en países que no son el país del titular ni de la empresa. Más del 90% de las solicitudes presentadas en las oficinas de patentes de Hong Kong, Israel, México y Singapur fueron de no residentes.

Se observó correlación entre las solicitudes de patente y el gasto en investigación y desarrollo. Las solicitudes de patente presentadas por residentes por gasto en investigación y desarrollo fueron encabezadas por Corea, Rusia, Japón, China y Nueva Zelanda.

Los sectores con más patentes en 2005 (el año más reciente) fueron la tecnología informática, las telecomunicaciones y las maquinarias eléctricas. La industria farmacéutica aumentó levemente, pero las patentes de biotecnología disminuyeron en un 2,7%.

Otra vez trabajo atrasado y cuestiones relativas a la calidad

La calidad de las patentes es una preocupación creciente para las partes interesadas. Gurry observó que la OMPI carece de medidas para evaluar la calidad de las patentes, lo cual dificulta la generación de las estadísticas correspondientes. Explicó que un criterio para medir la calidad de una patente podría ser la cantidad de veces que se la invalidó en tribunales de justicia. Otro criterio podría ser la calidad del proceso utilizado. Y un tercer criterio podría ser el “nivel de resonancia generado en todo el mundo” después de concedida, especialmente si se considera que la patente en cuestión cubre un aspecto demasiado básico.

Por otro lado, el volumen de trabajo atrasado es un problema grave. El trabajo atrasado en materia de solicitudes de patente solamente en Estados Unidos era de más de un millón en 2006, y desde entonces ha aumentado, precisó Gurry. Se necesitarían 2 años y medio para procesar esa cantidad de solicitudes, incluso si no se presentara ninguna otra solicitud, agregó.

“Un problema muy importante corresponde al exceso de la demanda y a la capacidad de las oficinas de patentes para procesar dicha demanda”, dijo Gurry. “Es un tema que la comunidad internacional de patentes debe atender”.

En el ámbito internacional, se está debatiendo cómo podría repartirse el trabajo de manera más eficiente, a fin de que cada oficina no necesite repetir la labor ya realizada por otra. “Creo que deberíamos observar algún cambio en esta área en uno o dos años”, estimó.

El Tratado de Cooperación en materia de Patentes se creó, en parte, para abordar este problema, pero los países ven la necesidad de repetir las solicitudes, observó. Además, la OMPI está ocupándose de las diferencias lingüísticas, que surgen debido a la creciente variedad de los solicitantes principales de patentes. La traducción de una solicitud y de los documentos al idioma local puede ser muy difícil y costosa para las empresas pequeñas.

Algunas opciones que se están estudiando para solucionar esta cuestión incluyen la posibilidad de adaptar el PCT, armonizar las leyes y las prácticas en diferentes países (lo cual ha sido bloqueado en las negociaciones) y acelerar el examen de las patentes mediante la iniciativa piloto Patent Prosecution Highway (lo cual se logra bilateralmente y permite que una solicitud se procese en un país y se acelere en el otro). “Creo que ya es hora de que veamos una solución”, expresó Gurry.

Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported

Leave a Reply