Aumentan las actividades de PI de la UNCTAD gracias al mandato renovado; mayor colaboración

Print This Post Print This Post

Por Catherine Saez
Las cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual (PI) parecen ser un claro enfoque de políticas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), ya que la 12.va conferencia cuatrienal de la UNCTAD celebrada en abril reconfirmó el mandato sobre PI; la organización fue nombrada por otros dos organismos importantes de Naciones Unidas como una parte interesada clave en esta área que aporta una perspectiva única.

“Brindamos una perspectiva de desarrollo a la cuestión de la PI”, afirmó Kiyoshi Adachi, asesor jurídico de la UNCTAD. La mayor participación se debe, en parte, al interés de los Estados miembros, y el equipo de PI pretende cumplir su mandato respaldándose en los conocimientos técnicos de su personal sobre asuntos jurídicos y desarrollo, señaló.

El mandato sobre PI se indicó en el párrafo 153 del Acuerdo de Accra (pdf), el texto resultante de la conferencia de la UNCTAD que se lleva a cabo cada cuatro años, la más reciente se celebró en abril, en Ghana. El párrafo versa: “Teniendo en cuenta el Programa de la OMPI para el Desarrollo y sin perjuicio de la labor que se realice en otros foros, la UNCTAD, dentro de su mandato, debería seguir realizando investigaciones y análisis sobre los aspectos comerciales y de desarrollo de la propiedad intelectual, en particular en las esferas de la inversión y la tecnología”.

La organización también fue nombrada en el Programa para el Desarrollo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) adoptado por la Asamblea General de 2007 de la OMPI. La UNCTAD se menciona en primer lugar entre los organismos con los que se solicita mayor cooperación en el párrafo 40 de las recomendaciones adoptadas, las cuales se encuentran en proceso de aplicación a través del Comité sobre Desarrollo y Propiedad Intelectual.

Asimismo, la UNCTAD forma parte del plan de acción (pdf) adoptado por la última Asamblea Mundial de la Salud. El hecho de que se mencione en la resolución WHA 61.21, con el fin de participar en la creación y el fortalecimiento de la capacidad para administrar y aplicar la propiedad intelectual de acuerdo con las necesidades de los países en desarrollo, también parece confirmar la función de asesoría de la UNCTAD en asuntos relacionados con la propiedad intelectual.

La UNCTAD, establecida en 1964, posee tres funciones fundamentales: proporcionar un foro para las deliberaciones intergubernamentales; realizar investigaciones, el análisis de las políticas y la recopilación de datos para los debates de los gobiernos; y proveer asistencia técnica a los países en desarrollo, con el propósito de fomentar su integración en la economía mundial. La organización confirma su interés y función constantes en la política de propiedad intelectual.

Según dejaron trascender algunos funcionarios, el mayor interés por las capacidades de la UNCTAD parece haberse fortalecido por el hecho de que sus equipos se presentan en talleres y actividades relacionadas con la PI, donde ofrecen sus conocimientos técnicos en materia de desarrollo y PI.

Proyecto conjunto con el ICTSD

Actualmente la UNCTAD también lleva a cabo un proyecto junto con el Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible (ICTSD), el proyecto de creación de capacidad en relación con los derechos de propiedad intelectual y el desarrollo sostenible, cuyo origen se remonta a 2001.

Con el apoyo de fondos externos, el proyecto conjunto funciona “de diversas maneras como una empresa mixta” entre una organización no gubernamental y una organización intergubernamental, sostuvo Adachi. El proyecto generó diversos escritos y documentos de trabajo sobre políticas, un manual de referencia (en inglés) acerca del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de la Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el desarrollo, y estudios de casos. Además, estas organizaciones organizan eventos conjuntos, tales como el debate de expertos llevado a cabo en junio acerca de una aplicación más eficaz del artículo 66.2 del Acuerdo sobre los ADPIC que se centra en el fomento de la transferencia de tecnología.

En el marco del proyecto conjunto con el ICTSD, la UNCTAD también elabora informes titulados la Dimensión de desarrollo de la PI. Constituyen informes de asesoría preparados para los gobiernos que los solicitan. La UNCTAD analiza sus sistemas de PI, aclara los objetivos y propone cambios en dichos sistemas a fin de alcanzar las metas de desarrollo de los gobiernos.

Asimismo, la UNCTAD acude a otras partes interesadas para obtener información y organiza debates en colaboración con el grupo de expertos de Stockholm Network, una organización paneuropea que se orienta al mercado. En 2007, se organizaron dos debates, uno de los cuales abordó los derechos de PI y los productos farmacéuticos. Los grupos de expertos fueron bastante equilibrados, ya que congregaron a una amplia gama de puntos de vista, señaló Adachi.

Asesoría a gobiernos sobre la adaptación de sus sistemas de PI

La UNCTAD brinda asesoría a los gobiernos de países en desarrollo, en particular sobre patentes y productos farmacéuticos. “Muchos gobiernos muestran interés por esta área”, Adachi dijo a Intellectual Property Watch. Se hace especial hincapié en el uso de las flexibilidades previstas en el Acuerdo sobre los ADPIC, en las instancias en las que los gobiernos tienen un margen de flexibilidad en la aplicación de las normas estipuladas por dicho acuerdo.

Se han organizado varios talleres sobre este tema en África y Asia Sudoriental, que se llevarán a cabo este año y cuyo objetivo es la producción local de productos farmacéuticos. “Representa un ángulo levemente diferente del simple acceso a los medicamentos”, destacó Christoph Spennemann, experto jurídico de la UNCTAD.

“África se está adentrando cada vez más en el tema” y se están realizando numerosas enmiendas a las leyes que contienen normas excesivamente rigurosas sobre PI a fin de incorporar las flexibilidades, sostuvo.

Los gobiernos están creando plantas para la fabricación de medicamentos sobre la base de una exención en favor de los países menos adelantados (PMA) mediante la decisión de junio de 2002 del Consejo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio de la OMC, según la cual se exime a los PMA de conceder protección por patente a los productos farmacéuticos hasta 2016 o, en el caso de los países en desarrollo, usar las flexibilidades previstas para los genéricos, señaló.

“Si se aplicaran estratégicamente las flexibilidades previstas en el Acuerdo sobre los ADPIC, los productores de genéricos tendrían incentivos para radicarse en los PMA”, dijo Spennemann. Por ejemplo, Cipla, una importante empresa india de medicamentos genéricos, está interesada por una asociación conjunta para medicamentos genéricos contra el VIH en Uganda, señaló y agregó, sin embargo, “la decisión de si una empresa se instala en un país trasciende la esfera de la PI”.

“Los gobiernos nos solicitan que examinemos sus leyes de PI a fin de garantizar que sean favorables a un entorno en el que se permita el desarrollo de la producción de genéricos”, sostuvo Spennemann.

La UNCTAD atiende diversas solicitudes gubernamentales de asistencia técnica, en particular, ayuda a los países en desarrollo a establecer sistemas nacionales de PI que faciliten un mayor acceso a medicamentos asequibles, y apoya la creación de capacidades de suministro y producción farmacéutica en los ámbitos local y regional.

La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), con sede en Austria, realiza evaluaciones económicas de los países para garantizar que la fabricación de un producto sea viable desde la perspectiva económica, mientras que la UNCTAD se centra en asuntos jurídicos, señaló el funcionario. El enfoque de la ONUDI apunta a la creación de capacidad comercial, según se desprende de su sitio web.

Nuevo interés por el acceso a los conocimientos

El acceso a los conocimientos constituye un interés relativamente nuevo de la organización. “Avanzamos lentamente en esta área”, afirmó Spennemann.

Por ejemplo, en Uganda, es posible que una asociación de editoriales esté considerando aumentar el acceso de los estudiantes a los libros de texto. Si bien se oponen a que se fotocopien los contenidos de los libros, están dispuestos a intentar nuevas actividades, por ejemplo, poner ciertos textos a disposición de las universidades de manera gratuita, renunciando así a algunos derechos de PI. El gobierno posiblemente brinde un incentivo al ofrecer un contrato público de suministro por separado en caso de que la editorial acepte ayudar a la universidad.

La UNCTAD le brinda al gobierno asesoría acerca del acceso a los conocimientos y su uso de las flexibilidades previstas en el Acuerdo sobre los ADPIC, en el marco del derecho de autor. “El punto de partida siempre es el objetivo de desarrollo”, afirmó.

Dos de los principales intereses del equipo de PI de la UNCTAD son el enfoque en los productos farmacéuticos financiados por los gobiernos británico y alemán, y el proyecto con el ICTSD, que abarca diversas áreas, tales como asuntos de derecho de autor, medicamentos, transferencia de tecnología y variedades de plantas. El equipo también analiza las repercusiones de los acuerdos bilaterales y regionales de comercio e inversiones en las políticas de PI de los países en desarrollo. “Nuestro mandato es muy amplio”, señaló Adachi.

Creative Commons License"Aumentan las actividades de PI de la UNCTAD gracias al mandato renovado; mayor colaboración" by Intellectual Property Watch is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Leave a Reply